Antes de comenzar es preciso pararse a valorar exactamente lo que deseas en tu nueva vida “freelance”. Yo personalmente recomiendo hacer este ejercicio por escrito y responder con tranquilidad las siguientes preguntas. No hay forma de acertar o errar, simplemente estamos intentando construir tu plan de negocio y para alcanzar el éxito será necesario que realmente se ajuste a tu proyecto, y no a un ideal plasmado en ningún manual.

 

Después deberías repetir el ejercicio periódicamente, trimestralmente, para ver si tu trabajo mantiene la línea deseada:

 

  1.  Marca las 7 prioridades de tu vida
  2.  Cuales son tus fortalezas o habilidades en tu negocio
  3.  Cuales son tus mejores fuerzas personales
  4. Que virtudes poseo que no estoy utilizando en el presente.
  5.  Cómo puedo aprovechar estas virtudes, para ayudar a otras personas o incluso a mi mismo.
  6. Que puestos has desempeñado que te han dado mas satisfacción
  7.  Que puesto has desempeñado en el pasado que te ha generado mayor insatisfacción
  8.  Cómo podrías mejorar esas virtudes
  9.  Cómo podría distribuir mejor mi tiempo entre vida personal y trabajo.
  10.  Si no tuviera necesidades económicas iniciaría este proyecto
  11.  Cuál es mi prioridad Tiempo o dinero
  12.  Donde quiero estar en los próximos 3 meses
  13.  y en los próximos 2 años?
  14.  Que sería lo primero que me gustaría cambiar en mi vida

Antes de empezar mi proyecto, yo repondí estas mismas preguntas o parecidas, extraídas del libro Manual del diseñador freelance.

En mi caso, como técnico de Marketing, diseñadora web y diseñadora gráfica, tenia un objetivo claro, conseguir una conciliación de vida laboral y familiar que me permitiera vivir económicamente bien, aunque tampoco arrastrada por una gran ambición económica, y si empujada por la ilusión de vivir haciendo lo que más me gusta y aprovechando mis habilidades para mejorar mi calidad de vida y la de mi familia.

Las respuestas me trajeron hasta aquí, y ante este desafío, tan sólo puedo decir que realmente tienes que desearlo con mucha fuerza, pues el camino no es fácil. Has de conocer muy bien tus fuerzas y debilidades para explotarlas y poder ofrecer un valor diferenciador. En mi caso descubrí que es mi mayor fuerza es la empatía y comunicación con el cliente, muy por encima de mis cualidades gráficas. Y desde luego mi debilidad la habilidad comercial, que desposeo absolutamente. En base a estas preguntas y respuestas, que parecen tan sencillas en próximos post iremos viendo como iremos construyendo un plan de negocio de éxito,

No hay que llevarse a engaño; un freelance, no trabaja menos horas, por mi experiencia trabaja bastantes más, pero es cierto que distribuye mucho mejor el tiempo. Y si eres capaz de marcarte un horario organizado y un calendario de trabajo, evitaras dejarte llevar por el caos y disfrutar mucho de esta nueva situación personal y laboral.

Si quieres conocer la opción de compatibilizar el inicio de trabajo autónomo con la percepción del paro consulta el post en el que explico las posibilidades de ayuda.

 

Pin It on Pinterest